mi sangre (bonita)

que bonita sangrita

regándome la entraña

tan vieja, tan rica

vivamente coloreada

mi sangre divina

estriada

como una estrella

en la distancia

mi sangre,

ruleta

hubiera, historias

no contadas, mi sangrita

de mi mamita

de mi papito

no contadas, mi sangrita

de mi abuelita

de mi abuelito

no contadas,

de su abuelita

de su abuelito

, mi sangrita

mi sangre calientita

muchos besos

arrancados

mucho amor y mucha guerra

sangre mía, viajera

musulmana china hebrea

huichol azteca mexica

sangre clara, sangre oscura

sangre nuestra, sangre suya

sangre hembra, sangre mucha

sangre Eva, sangre sangre

sangre: la perdida canción, la relación, la imaginaria alianza

espera,

Proyecto de tesis

Es la experiencia más intensa y sadomasoquista de los últimos seis meses, se asombra, como que le gusta. Enloquecería su tuviera que soportarla más de dos semanas pero piensa soportarla por lo menos seis meses… Cuando no la mira, siempre está pensando en ella, deseando pero aborreciendo el momento de encontrarse y cuando se encuentran es como una pluma anónima perdida en medio del ruedo. La pluma que usará el payaso para cabrear al becerro y sonarse la nariz. Se siente la pluma, el ruedo, el payaso, el becerro, la nariz.

Justo ahora mira, desde el espejo frente al escritorio, como en su cama se masturba y piensa que de verdad sí le gusta, son lo indicado y se alegra que estén sucediendo porque cuando se reencuentran se descubren y recuerdan… pero recuerda que pronto también estará ahí, combatiendo la bestia desnuda, orgullosa… y ella ni erección, ni strap on, ni nada. Ahí el incendio de ideas, pura luz y ella ni sus dedos. Pura pluma, puro ruedo; payaso, becerro, nariz. Pura nariz y ella sin cuerpo.

Te quiero nazi

Te quiero nazi

como una hoja sin texto

pura, clásica, sin maquillaje

negra, como la historia

de los pueblos

amazona

hebraica

china

indojaponesa

palestina

te quiero como la luna

convertida en quesadilla

amarilla igual que tus ojos

después de una peda

de catorce días

ten, tu café egipcio

de Chiapas oriental

mientras te ubico en mi mapa

del hemisferio occidental

vestida con la ropa

de los tiempos

pensando que soy

un espejo sin aliento

para ver tus nubes, tus flores

tus montañas, tus colores

y bullir luego canciones

cargadas de evocaciones

tiernas, nocturnas

bucólicas, anticuadas

como de niño viejo

en la cuna medio espantada

o de corazón hinchado

picadura de escorpión

aguda, salvaje

venenosa, lista

ágil.

Fatalidad mirarte

y me olvidé de Marte

comprendí que el universo

vagabundo como un rezo

desdobla verdades

con la luz de la razón

disuelve coyunturas

fotografía el arte

cambia el son

sin consideración

de la magia en el aire

sabor a tu ropa, color de tu pelo

brillante como tu labio superior

bajo el invierno de un farol

ojos de instante

cejas de ensueño

diosa entre las llamas

de una caverna de perros

azules de mirarte

te pierdes, exhalas

secretos que no entiendo

me encelo, me siento

como un árbol chueco

muriendo por volar

en tu aliento lento

calmar el mar

mirar el cielo

en mi imaginación

dedicarte una canción

que pueda decir por mí

lo que no puedo hablar yo.