mi sangre (bonita)

que bonita sangrita

regándome la entraña

tan vieja, tan rica

vivamente coloreada

mi sangre divina

estriada

como una estrella

en la distancia

mi sangre,

ruleta

hubiera, historias

no contadas, mi sangrita

de mi mamita

de mi papito

no contadas, mi sangrita

de mi abuelita

de mi abuelito

no contadas,

de su abuelita

de su abuelito

, mi sangrita

mi sangre calientita

muchos besos

arrancados

mucho amor y mucha guerra

sangre mía, viajera

musulmana china hebrea

huichol azteca mexica

sangre clara, sangre oscura

sangre nuestra, sangre suya

sangre hembra, sangre mucha

sangre Eva, sangre sangre

sangre: la perdida canción, la relación, la imaginaria alianza

espera,

Si algo me sucediera…

-Para mi México herido, para mi tierra de odio y guerra

¿cuándo vamos a cambiar?

Si algo me sucediera

si me alcanzara la quimera

no habría justicia

porque no soy hija de políticos

o empresarios influyentes

ni heredera de fortunas.

 

Si algo me sucediera

sería un crimen

como cualquier crimen

doméstico, sin culpables

sin justicia, porque nací mujer

rubia, mexicana…

 

mi justicia sería en closeup

un fragmento de mi cara

con filtros para resaltar

mis ojos verdes, mi piel blanca

 

aparecer un día en el periódico

(si muero) una semana

en redes sociales

porque soy de media casta

mestiza de piel clara

esa sería mi justicia:

farándula mexicana

 

dirán: era una buena chica

prometedora, le gustaba el arte

tenía buen corazón…

 

olvidarán lo más importante

porque no importa lo importante

no importan mi dicha ni tristeza

 

no importa el varón de mis entrañas

ni el amor que amo

ni los pájaros que miro

ni la luna, ni las arañas

 

no importan mis amigos ni mis padres

no importan mis maestros ni mis libros

ni mi arte. Al crimen, a la injusticia

al ignorante, no le importa el arte

ni el mío, ni el de nadie.

 

Si algo me sucediera, sucedería y ya

muchas palabras bonitas, caros arreglos

florales, recuerdos y simpatía, y ya.

sus pestañas

me gustan sus pestañas atigradas como el techo de las palapas en el mercado a lado del puerto, y los lunares que tiene cerca de la boca.

me gusta el duende que le brilla en los ojos cuando no me mira.

sé que es inmortal la gravedad que atrapa mi alma, ese genio poderoso, me lo encuentro en todas las vidas y en todas las vidas me siento a escribir sobre el rostro que ahora posee, sobre el color de sus pestañas, y la ausencia o presencia de lunares cerca de la boca.

siempre le gusta el mar, será un duende de agua, y yo encharcado o encharcada, hasta el cuello, hasta la boca, hasta los ojos: siempre.

atento cada vez más temprano a su presencia, expectante, poseído; y cuando lo encuentro, cuando la encuentro, me reconoce.

me besa, regalándome su espalda.

todo es demasiado divertido, la tensión que provoca el móvil de las historias, el agua que corre, los personajes, todo eso es demasiado divertido, todo eso es las historias.

¿por qué enmudecerlas a cambio de la contemplación de unos lunares o unas pestañas?

LUNES

5hrs No he dormido y espero a que el día claree para cerrar los ojos. Estoy en un cuarto con otras cinco personas, huele a drogas, sexo y sudor. Un hombre, que es mi novio, está despierto también, sentado contra la pared frente a mí, como yo, fumándose un churro, como yo. No decimos nada, solo estamos viéndonos intentado mantenernos despiertos cada quién entretenido con su propia imaginación. Eventualmente, mi novio se queda dormido sentado contra la pared.

 

5.30hrs Me harto de estar sentada. Salgo de la habitación. Atravieso una cocina al patio que está completamente sucio. Hay latas de cerveza por todos lados, botellas de licor vacías, colillas de cigarro. Apesta. Tomo la bolsa negra de plástico que agarré cuando pasé por la cocina y me pongo a recoger. Será de día muy pronto.

 

7hrs El patio se ve más despejado sin todo el tiradero pero no tengo humor para limpiar más. Tengo hambre. Voy a la cocina, me lavo las manos y reviso los estantes y el refrigerador. Solo encuentro una bolsa abierta de Special K. Agarro con las manos el cereal, directamente de la bolsa. Se siente rico comer. Llega una mujer, que es mi novia. Nos besamos, le digo que le apesta la boca, me dice que le duele la cabeza le ofrezco cereal, pero me dice que está a nada de vomitar. Necesita más alcohol para que se le quite y otro churro y dormir. Le digo que ya no quiero que tome pero que vayamos por el churro y a dormir.

 

8hrs Estamos en un cuarto limpio, el único con aire acondicionado. Estamos frescas porque nos bañamos juntas, nos terminamos un churro y me quedo dormida abrazándola. En algún momento medio dormida noto que se abre la puerta y entra nuestro novio. Dormiré aquí, dice. Mi novia le dice que sí pero que se bañe primero. Me quedo dormida antes de sentirlo acostarse con nosotras.

 

15hrs Me despierto y estoy sola. Hay una nota en el buró a lado de la cama. Nos fuimos a clase, te amamos. Atte: Lis y Poncho/Poncho y Lis. Recuerdo que también tengo clases más tarde pero no tengo ganas de ir, tampoco quiero quedarme en casa. Me visto y salgo al patio. Me alegra que ya está limpio igual que la cocina. Recuerdo que no hay comida, decido ir al mercado. Le doy tres toques a una pipa y salgo de casa.

 

16hrs Me gusta ir al mercado porque llegar ahí es una mini aventura, un momento cotidiano extra cotidiano, casi inspirador. Estoy cansada por la fiesta y no tengo ganas de pensar así que solo me pongo a ver a través de la ventana como quien mira la tele. Llego al mercado. Siento el disgusto de las miradas sobre mí, porque no me veo de ahí. Por mi ropa, o mis lentes oscuros, o mi manera de caminar, o comportarme. Siempre noto la diferencia; no soy de ahí. Si fuera de noche me daría miedo, pero así he ido muchas veces y solo ignoro la incomodidad de las miradas y me paseo por los puesteros de frutas seleccionando lo que más me llama la atención. Llevo baro porque me pagaron hace poco así que no me preocupo por las medidas y los pesos.

 

16.30hrs Ya tengo todo lo que necesitaba, me da flojera cargar todo a casa pero ni modo.

 

17hrs Llego a casa y está mi novio, me regaña por no ir a clases. Me recuerda que Lis fue, con todo y cruda. Me molesto un poco, yo no soy Lis. Me pareció más importante comprar víveres porque ya no había nada de comida. Le digo que si vamos al súper para comprar cosas como leche y cereal y eso. Me dice que sí pero se me acerca y terminamos en el cuarto.

 

18.45hrs Estoy de buen humor. Me meto a bañar y decido hacer algo de cenar. Hago pasta y ensalada. Mando a Poncho por vino al súper. En eso llega Lis y estoy súper feliz de verla. Ella está molesta porque no fui a clases pero la contento con muchos besos y la cena. Aparte nos fumamos un churro en lo que llega Poncho.

 

19hrs Cenamos los tres y nos platicamos cosas del día. Poncho y Lis hablan de cómo les fue en la escuela, de chismes que tienen que ver con amigos en común. Roro y Lolis, los amigos que se quedaron dormidos en la casa anoche andan pero no andan y a cada rato se pelean. Me platican que ellos limpiaron el patio y me informan de otras cosas cotidianas por el estilo. Yo me río pero casi no digo nada. Casi nunca digo nada porque pienso mucho, ellos lo saben y no les molesta. Yo los amo por eso. Eventualmente sí me preguntan qué hice y les digo sobre mi ida al mercado. Me preguntan si escribí ese día pero les digo que no, que eso haré después de la cena.

 

20hrs Terminamos de cenar. Poncho y Lis recojen la mesa y limpian los platos. Mientras yo me pongo a limpiar y a forjar churros. Cuando ellos terminan ya hice diez churros y me siento orgullosa recordando como antes no podía hacer ni uno. Nos fumamos uno entre los tres, luego nos besamos y fajamos un poco. Luego me despido, Poncho y Lis se meten al cuarto, yo saco mi compu y me pongo a escribir.

 

21hrs Llevo casi un año escribiendo una novela de 365 páginas. Entre más cerca estoy del final más batallo para terminarla. Escucho los sonidos del cuarto, pienso en Poncho y en Lis, en cómo los conocí y me entran muchas ganas, pero ya sé que si me distraigo no escribiré nada ese día y me prometí escribir mínimo tres mil caracteres cada veinticuatro horas. Escucho un grito especialmente alto de Lis que me da pié para comenzar a escribir. Tengo cerca de mí una botella de vino, un bote de agua, una pila de churros y una cajetilla de cigarros.

 

23hrs Ya me cansé de escribir. Estoy satisfecha con los resultados pero ahora me siento ansiosa y vacía. Prendo otro churro. Ya no se escucha nada en el cuarto. Quiero salir. Agarro las llaves del carro de Poncho y doy unas vueltas sin sentido. No sé a dónde ir. La gente normal por lo general tiene cosas qué hacer los martes en las mañanas y no sale los lunes en la noche. Le hablo a un amigo poeta que vive no tan lejos. Él no es una persona normal. Me dice que le caiga y nos damos unos toques.

 

23.30hrs Llego con mi amigo poeta. Platicamos mucho rato. Nos fumamos tres churros seguidos. Luego le digo que ponga música y nos tiramos los dos en el piso sin hacer ni decir nada. En algún momento escucho la voz de mi amigo platicándome cosas. Entre las cosas que platica menciona algo de una planilla que le regalaron hace poco. Unos cuadritos muy buenos. Medio dormida le digo que me dé unos para mí y los novios, que no sea malo. Sin darme cuenta me quedo dormida.

 

2hrs Me despierta el celular. Es Lis preguntando dónde estoy. Dice que Poncho está molesto porque agarré su carro sin permiso. Le digo dónde estoy y que no quería molestarlos. Me pregunta si puedo regresar a casa. Mi amigo no está en el cuarto, pero a lado de mí en una pequeña lámina veo tres papeles, los guardo. Le digo que sí, en un momento llego. Salgo de la casa sin despedirme. No encontré a mi amigo en el camino de salida.

 

2.30hrs Llego y Poncho está molesto, pero no me dice nada. Lis me dice que a veces exagero con mi actitud de escritora. Que no es por sonar como papás pero que los tome más en cuenta. La beso y le pido perdón, también le platico de los cuadritos. A ella le gustan y me pregunta si me meteré uno en ese momento. Le digo que me gustaría pero no sé Poncho, quizás se moleste. Me dice que le digamos juntas.

 

3hrs Poncho ya no está molesto porque lo besé mucho y se la mamé hasta que se vino mientras Lis se bañaba. Aún así, no está de acuerdo con los ajos porque trabaja mañana, pero después de pensarlo dice que si queremos nos demos nosotras pero que no hagamos mucho ruido y que no lo despertemos. Le recuerdo que el duerme como roca y ni con la tercera guerra mundial se despierta, pero me ignora.

 

3.30hrs Nos pegan los ajos, se siente increíble. Tengo mucho calor y mucha energía, Lis es hermosa, la amo. Ojalá Poncho también estuviera ahí. Nos salimos al patio y nos ponemos a bailar y hacer tonterías. Lis me dice que necesita dibujar, yo quiero pensar. Amo pensar todo lo que pienso, lo que veo, y las sensaciones, más los olores y los ruidos. Me encanta. Todo es una explosión de felicidad inmensa, euforia, conexión. Miro el cielo. Parece carne sudando. El cielo es color rojizo. El mundo es el interior de una matriz. La realidad es un sueño y aún no hemos nacido, solo nos imaginamos, evocamos levemente lo que podría ser. Miro a Lis. Pegó con cinta varias hojas tamaño oficio en la pared y dibuja sobre ellas. La amo cuando se pone así, cuando es libre. Pienso en Poncho, también lo amo. No me gusta que sea tan metódico, pero sin él seríamos caos puro. Lo amo. Pienso en nosotros y nos amo mucho, pienso en todos los que no saben vivir como nosotros, y nos amo mucho más. Compartir mi vida con ellos, me hace muy feliz.

 

5hrs Es demasiado difícil escribir en ácidos. Termino haciendo una caligrafía onda araña y símbolos japoneses. Lis sigue dibujando. Bosquejó un mar y las olas del mar, hechas como por fibras que conectan todo con todo: ojos, animales, edificios, relojes, plantas, frutas, cosas chillantes y deformes; todo en un collage, le está quedando chido. La amo. Amo su piel tan suave y cómo se enchinan los vellos de su nunca cuando me acerco para olerla. Inhalo profundo, amo su olor narcótico de aceites y sudor. Somos una, somos una. No sé a qué hora, ahí en el patio, la noche se consume.

Laboratorio de ensayos sexuales*

A 14 de agosto de 20..

ADVERTENCIA, cualquier parecido con la realidad es todo menos una coincidencia. Las personas cuyas situaciones expondremos a continuación, dieron permiso para publicar sus anécdotas con la condición de nosotros asegurar absoluto anonimato.

Se acercaron a nosotros personas con las que convives todos los días. Tus padres que llegaron nerviosos una noche al laboratorio, aterrados porque estás haciendo las cosas que ellos alguna vez imaginaron. El jardinero y el vecino del jardinero, las meseras del Nuevo Brewing Co. y tu primo. Llegó a mediodía la sobrina de tu amigo bien caliente por que le gustas pero no sabe cómo decirte y tiene fantasías jugosas contigo y sus amiguitas. El mejor amigo del amigo de alguien que conoces, confesó que desde niños, a veces piensa en su amigo y se le para en la regadera, pero jamás ha hecho caso de eso, porque él “no es así”.

Llegaron dos amigas tuyas que hicieron todo en tu cuarto a lado de ti, pero estabas hasta el huevo y ni te enteraste. Llegó alguien que te vio en el parque, un día, y ahora está escribiendo una novela pornográfica contigo de protagonista. Nos confesó que su escena favorita es cuando unas cadenas atan tu cuerpo entero a una rueda gigante de madera, mientras otro personaje te lame el sexo cada vez que das una vuelta completa. Al mismo tiempo te quema con la cera de una vela, y otros personajes llegan; bellísimos, desnudos, con plumas de ave gigante para hacerte cosquillas, entonces el ser más hermoso del mundo se monta en ti y atraviesa tu ser cósmico.

Eres el universo y desapareces como energía evaporada. Nos explicó que, en cuanto te vio supo que eres el amor de su vida y que para siempre llagarás su existencia, como si fueras ácido corroyendo su piel desnuda.

Muchas personas, en su mayoría gente conocida, llegaron a nosotros y aceptaron participar en este experimento social, como ya dijimos, con la condición de absoluta discreción y anonimato. Sin embargo, la situación que convenció a la mayoría de los asistentes para participar, fue sobre todo la posibilidad de enfrentar y exponer, sin mayores consecuencias, los demonios con los que conviven todos los días.

Los participantes pusieron en las manos de nuestra (m)amable institución el cuidado de su identidad y la confianza de que el conocimiento de sus datos personales son de acceso restringido. La violación de dicho acuerdo pone en riesgo la compañía misma, así como la cabeza de nuestro capataz, que nos dará cuello si el suyo entra en riesgo de alguna forma. Por tanto, te recomendamos discreción, sátiro morboso. Reconoce a tu vecino, pero déjate la máscara que has tenido todos los días #nolacagues

**Para solicitar el recuento de las anécdotas socavadas durante el Laboratorio de ensayos sexuales con datos precisos de los participantes, edad, domicilio de casa y trabajo o número de seguro social, favor de dirigirse personalmente al plantel #30040 de la Academia Cacho Honda ubicada sobre Av. Ricardito y Margarita #8869 Col. Labios Frontales en la delegación Láctea de la provincia Orgásmica Liberland,, Solemne y Santo Estado de la Sugestión (SSES S.A).

Primera edición originalmente publicada en Oink 1 (AHÍ MUERE., 2015)
*Primera edición originalmente publicada en Oink 1 (AHÍ MUERE., 2015)

cenicitas

cobija su cuerpo el cielo

líquida atmósfera, avellana

 ah     aaaa aaaah viajeros del tiempo

      atravesada vía lechosa amor

sus ojosreptil escarabajos

coloreados por la aurora

su ombligo círculo polar

de meteoritos

imagen          crucificada en el lecho

de la locura

su voz

ahogada bajo las lápidas de la noche

        en fuga

              ahogada    pero      semilla

pluma     viaja        arrítmico      agitado

sus tobillos

magnéticos                      adheridos gravemente

                alatierra

viajo

por la longitud         del dedo gordo al dedo medio

    al pequeño

   al otro dedo gordo

navego                                           al norte

entre dos ríos direccionados al mismo tesoro donde abrupto

gemelo paisaje asciende desde una suave pradera

acaricio cimas y laderas

vuelo hasta la cumbre de una cueva afrodisíaca

                                          vuelo

madriguera de sirenas           un momento de largo mar me poso

deslumbrante reflejo, planeo

sobre las lunas incendiadas de su rostro

a riesgo de encenderme

cenicitas

paganas

     .  ..  . .    ..    …. . .    .

Proyecto de tesis

Es la experiencia más intensa y sadomasoquista de los últimos seis meses, se asombra, como que le gusta. Enloquecería su tuviera que soportarla más de dos semanas pero piensa soportarla por lo menos seis meses… Cuando no la mira, siempre está pensando en ella, deseando pero aborreciendo el momento de encontrarse y cuando se encuentran es como una pluma anónima perdida en medio del ruedo. La pluma que usará el payaso para cabrear al becerro y sonarse la nariz. Se siente la pluma, el ruedo, el payaso, el becerro, la nariz.

Justo ahora mira, desde el espejo frente al escritorio, como en su cama se masturba y piensa que de verdad sí le gusta, son lo indicado y se alegra que estén sucediendo porque cuando se reencuentran se descubren y recuerdan… pero recuerda que pronto también estará ahí, combatiendo la bestia desnuda, orgullosa… y ella ni erección, ni strap on, ni nada. Ahí el incendio de ideas, pura luz y ella ni sus dedos. Pura pluma, puro ruedo; payaso, becerro, nariz. Pura nariz y ella sin cuerpo.

Beautiful Boxer*

No me gustan las competencias de atletismo. Papá dice que por marica, dice que debería usar falda y aprender a maquillarme como mis hermanas. Mireya ni se maquilla, le dije una vez y aunque corrí bien rápido, me alcanzó. Escuché a mamá regañarlo, ya después, y nomás lo vi apretar los puños “a las mujeres no se les pega”, pero yo le pego a Mireya cuando me molesta. Ella también me dice marica porque no le gusta que tenga los ojos más bonitos que ella. “¿Por qué te miras tanto? ¡Marica!”, y le pego, aunque ya sé que después me irá peor, porque a las mujeres no se les pega.

Una vez estaba triste por culpa de papá; vi la peli de un chinito que boxeaba vestido de mujer. Aunque de verdad parecía mujer trataban de pegarle, pero nadie podía. Cuando sea grande quiero ser boxeador, le dije a mamá cuando la vi después. No me había dado cuenta que papá estaba escuchando, me abrazó, desde que estaba muy chiquito no lo hacía. Dos días después me metió al box y lo odié, pero cuando me recogió me invitó un helado antes de llegar a casa, y me dijo que era secreto de mis hermanas.

Una vez me estaba viendo en el espejo de la sala y Mireya me molestó “¿Y ahora por qué te miras? ¿Eh, marica?”, por ahí estaba papá. “Contéstale, Tomás” me dijo, “Yo también quiero saber por qué.” Casi no me tardé en contestar: “Practico cómo ver como guerrero.” “¡Pero los guerreros no sonríen!” dijo Mireya. “¡A que sí, para demostrar que no tienen miedo!” Miramos a papá, los dos sabíamos que mentía, que me miro porque mis ojos son bonitos como el mar, pero papá sólo entiende lo que le conviene. Mireya lo sabe, por eso ya no me molesta, y papá ya no me pega tanto, sólo a veces “para hacerme más hombre”.

Ahora gano premios en las competencias de atletismo aunque no me gusten, y sigo en box. A veces, cuando ya no puedo más y quiero darme por vencido, veo otra vez la película del chinito. Algún día, cuando crezca, yo también seré un boxeador bonito.

11186410_10153267215057629_1014016488_n
*Primera edición publicada en el folletín los Bárbaros del Norte (CONARTE 2014)

Te quiero nazi

Te quiero nazi

como una hoja sin texto

pura, clásica, sin maquillaje

negra, como la historia

de los pueblos

amazona

hebraica

china

indojaponesa

palestina

te quiero como la luna

convertida en quesadilla

amarilla igual que tus ojos

después de una peda

de catorce días

ten, tu café egipcio

de Chiapas oriental

mientras te ubico en mi mapa

del hemisferio occidental

vestida con la ropa

de los tiempos

pensando que soy

un espejo sin aliento

para ver tus nubes, tus flores

tus montañas, tus colores

y bullir luego canciones

cargadas de evocaciones

tiernas, nocturnas

bucólicas, anticuadas

como de niño viejo

en la cuna medio espantada

o de corazón hinchado

picadura de escorpión

aguda, salvaje

venenosa, lista

ágil.

Fatalidad mirarte

y me olvidé de Marte

comprendí que el universo

vagabundo como un rezo

desdobla verdades

con la luz de la razón

disuelve coyunturas

fotografía el arte

cambia el son

sin consideración

de la magia en el aire

sabor a tu ropa, color de tu pelo

brillante como tu labio superior

bajo el invierno de un farol

ojos de instante

cejas de ensueño

diosa entre las llamas

de una caverna de perros

azules de mirarte

te pierdes, exhalas

secretos que no entiendo

me encelo, me siento

como un árbol chueco

muriendo por volar

en tu aliento lento

calmar el mar

mirar el cielo

en mi imaginación

dedicarte una canción

que pueda decir por mí

lo que no puedo hablar yo.