En el frenesí de todos los días olvidamos el instante.

Ese instante que no se planea, ni se estratega, ni se conduce,
no se busca, ni se pide, ni se encuentra, solo sucede porque es propio
de su naturaleza suceder.

¿Cuándo va a suceder si estamos planeando, estrategando, conduciendo, buscando, pidiendo, encontrando?

¿Cuándo sucedemos en el instante?
Los escépticos, los uraños, los incrédulos y los aburridos piensan que nunca.
Los otros pensamos que a veces, en la música y en el amor, sucedemos en el instante, somos instante, algunas veces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s